Sefardíes en Monterrey

No hay comentarios

Origen de los sefardíes

Muchos habréis oído hablar de los sefardíes aunque quizás no todos sabréis exactamente quienes son. Lo que sí seguramente sabréis es que en 1492 mediante el edicto de Granada los judíos que no se habían convertido al cristianismo fueron expulsados de España. Esos judíos españoles del sXV son los sefardíes.

Aproximadamente el 50% de los judíos de España se convirtieron al cristianismo para evitar la expulsión pero ni que decir que en la inmensa mayoría de los casos se trataba de falsos conversos o marranos.  Lógico, uno no cambia su religión de la noche a la mañana pero sigamos. Parte de esos judíos abandonaron la Península y se trasladaron a América para iniciar una nueva vida.

Llegados a Ciudad de México pudieron gozar durante unos años de cierta tranquilidad pero una vez la Inquisición se puso también a trabajar a destajo en Nueva España se les «recomendó» para evitar profundizar en su verdadero sentimiento católico que se fueran a colonizar el árido norte de México.

Para España poblar el norte era vital ya que no hay que olvidar que desde el XVII los franceses tenían pretensiones de llevarse también un buen pedazo del pastel americano y amenazaban desde el norte el territorio de La Corona. En resumen, que una cincuentena de familias sefardíes conversas se trasladaron a la ciudad fundada por Diego de Montemayor en 1596, Monterrey.

Esas familias lo pasaron francamente mal porque el norte de México era árido y muy salvaje. No había nada más que indios que te cortaban la cabellera acechaban por doquier. Pero aquí se quedaron, y con el paso de los siglos prosperaron. La inmensa mayoría abandonaron el judaísmo por un verdadero sentimiento católico.

 

Nueva ley de adquisición de la nacionalidad

En 2015 el Congreso de los Diputados para enmendar la barbaridad llevada a cabo por los Reyes Católicos 500 años antes aprobó un ley por la que de manera extraordinaria los descendientes de sefardíes pudieran acceder a la nacionalidad española sin residir en España y sin renunciar a su nacionalidad de origen. El plazo expiraba en 2018 pero ya se ha prorrogado hasta el 1 de octubre 2019.

Todo hasta aquí perfecto. ¿Pero qué está pasando en San Pedro? De repente, una inmensa cantidad de gente ha descubierto su origen sefardí y se están iniciando miles de expedientes de adquisición de la nacionalidad española por esta vía. Una señora entrada ya en años me comentaba:

-«Con lo católicos que somos todos aquí y ¡ahora nos enteramos de que éramos judíos! Pero no sólo eso…, ¡además lo reivindicamos!».

Una de las explicaciones a esta fiebre sefardí se halla en la profunda preocupación que sienten muchas familias pudientes por la más que posible victoria de López Obrador en las elecciones del 1 de julio. Sin duda eso está animando a muchas personas a solicitar la nacionalidad española. Pero para otros pesa más el factor moda.

 

Monterrey ¿principal centro sefardí del mundo?

De modo que si todos esos expedientes prosperan la población española en Monterrey puede fácilmente triplicarse. Los datos oficiales indican que hay unos 3 millones de personas en el mundo de origen sefardí. ¿Se va a convertir Monterrey en el lugar donde prosperen más expedientes? Habrá que verlo.

Recientemente me comentó un buen amigo que en los pueblos de Nuevo León siguen siendo frecuentes en los velatorios ritos de origen judío. Y acciones como tapar los espejos en la casa del difunto o velar a los muertos en el suelo no son infrecuentes. Obviamente la gente que sigue esas costumbres no profesan el judaísmo pero es una clara muestra de las raíces judías de esta tierra.

Deja un comentario