Buscando la felicidad gracias a Nicole Fuentes

No hay comentarios

Acudí recientemente en ASFM a un curso de cuatro sesiones impartido por la psicóloga Nicole C. Fuentes titulado «Estrategias para una vida más plena y más feliz«.  Las sesiones estructuradas en cuatro bloques: Felicidad, Gratitud, Lazos Sociales, y Propósito en la Vida supusieron una verdadera revelación que me gustaría compartir con todos vosotros.

 

¿Qué es Felicidad?

Durante la primera sesión exploramos, la FELICIDAD. La felicidad de uno mismo. Nos preguntamos sobre qué tan feliz nos sentíamos en ese momento y rememoramos momentos felices de nuestra vida.  Analizamos qué significa la felicidad para nosotros, porque no a todos nos hacen sentir felices las mismas cosas, e hicimos una lista (happiness list) de las cosas que nos hacen sentir felices a corto plazo y a largo plazo. Todo ello nos sirvió para poder elaborar una definición propia de felicidad y nos reforzó en el convencimiento de que la felicidad depende de la acción individual de cada uno, es decir, tu felicidad depende de ti, de tus acciones.

La felicidad es la sensación de plenitud espiritual que te permite estar en paz contigo y con tu entorno y ser capaz de valorar las pequeñas cosas de la vida.

Tras dos horas de sesión pensando en cosas felices no os imagináis lo FELIZ que me sentía. Obviamente eso no elimina los problemas que todos tenemos. Por supuesto que no impidió que volviendo a casa un coche casi me chocara, ni que me cortaran el agua durante cuatro horas con el trastorno que eso supone, o que tuviera que enfadarme con mi hija porque no quería hacer los deberes… las cosas malas siempre están ahí. Pero al enfocarme en lo bueno, lo malo pierde fuerza y eres más fuerte ante las adversidades.

La gratitud

La segunda sesión profundizaba en la GRATITUD y cómo expresarla es una poderosa estrategia para incrementar nuestra felicidad. La gratitud tiene que ver con los pequeños detalles de la vida. Es un sentimiento profundo de agradecimiento que implica darte cuenta de las cosas buenas, por pequeñas que sean, e identificar quién está detrás de ellas.

Al igual que con la felicidad, profundizar en todas aquellas cosas o personas a las que te sientes agradecido te hace sentir bien de INMEDIATO.

Acabamos la sesión del día con lágrimas en los ojos y enviando whatsapps de agradecimiento a las personas que a lo largo de nuestra vida nos había aportado cosas buenas. Y tomé conciencia de lo poco que sabía de esta estrategia y de lo difícil que resulta a veces dar las gracias de manera sincera porque no nos educaron en el agradecimiento.

 

Os adjunto mi árbol de gratitud. No pretende ser exhaustivo, es lo que me salió durante la clase.

arbol de gratitud

 

Los lazos sociales

La tercera sesión analizaba los LAZOS SOCIALES ya que ellos son una de las claves más importantes de nuestra felicidad: pareja, familia, amigos. compañeros de trabajo o escuela…

Enumeramos las comunidades de interés a las que pertenecíamos (musicales, de lectura, políticas, o de ocio….) y a las que nos gustaría pertenecer.

Profundizamos en nuestras relaciones personales y visualizamos nuestro entorno, nuestras relaciones sociales, como si de un frasco de canicas se tratara. Hay personas que aportan canicas a tu frasco y otras que te lo vacían. Hay que ir soltando amarras con aquellas personas que te vacían y acercarte a las que te aportan. Y si no puedes soltar amarras porque quien te quita canicas es «tu madre, tu hermana, tu hijo o tu cuñado…», alguien con quien no puedes cortar, debes entonces buscar la manera de que esa relación te afecte lo menos posible.

La sesión concluyó con el análisis de una relación muy especial y a menuda la más difícil de todas: la relación CON UNO MISMO. Con demasiada frecuencia somos nuestros principales críticos, los que más impedimentos nos ponemos para cambiar dinámicas, y lanzarnos a lo nuevo. ¿Qué te dirías a ti mismo si tú fueras tu mejor amigo? ¿Qué te limita, qué te ayuda? Conócete bien y no seas más duro contigo que con los demás. Nos tuvimos que escribir una carta de amor a nosotros mismos. Una sensación muy extraña pero interesante.

 

¿Cuál es tu propósito vital?

La última sesión cerraba el círculo analizando tu PROPÓSITO EN LA VIDA.

¿Qué tipo de persona quieres ser? ¿Cuáles son tus metas o aspiraciones? ¿Cuáles son tus fortalezas o tu inteligencia dominante? ¿Eres más bien artístico, o mental, o social, o deportista, o matemático… ? ¿Para qué eres bueno y qué te llena de energía? ¿Qué es lo que más valoras? ¿Cuáles son tus creencias más fuertes? ¿Por qué quieres ser recordado?

Todos estas preguntas se conectan dando respuesta a un propósito superior, que si eres capaz de localizar y seguir, te hará sentir más feliz.

Durante aquella sesión yo llegué a un propósito en mi vida que quiero compartir con vosotros. Obviamente este propósito se irá ampliando y modificando. La vida da muchas vueltas.

«Quiero contribuir positivamente a la vida de los demás, especialmente mis seres queridos, mediante la aportación de buenos momentos, enseñanzas que les ayuden a ser más felices y escritos que les permitan mirar más allá para disfrutar de la riqueza  y pluralidad de nuestro mundo».

Y si lo consigo me sentiré orgullosa por ello. Y por eso comparto los conocimientos que he adquirido sobre esta ciencia de la felicidad, para que os haga sentir más felices.

Participar en este curso fue algo francamente maravilloso que me ha permitido ser más consciente de mi felicidad, de  la suerte que tengo, de lo mucho que debo agradecer a mis padres, marido, hijos,  hermanos, primos, familia en general, amigos y demás gente que me ha querido y cuidado. Y es que ha habido mucha a lo largo de mi vida. Y trasladándoos este agradecimiento me siento más ligera, más llena y mucho más feliz.

Gracias Nicole por iniciarme en este mundo tan apasionante de la búsqueda de la felicidad.

http://bienestarconciencia.com

Deja un comentario