La civilización de la basura

No hay comentarios

Mi estancia en México está acentuando mi conciencia ambiental. La ausencia de la misma que observo en gran parte de mi entorno ha hecho reaccionar a mi cerebro y de repente todo lo veo bajo el prisma de las consecuencias que cada una de nuestras pequeñas acciones tiene sobre el planeta. En realidad cuidar nuestro entorno va de eso, de tomar consciencia.

Recientemente vi un vídeo del famoso divulgador y naturalista español Félix Rodríguez de la Fuente archiconocido entre los españoles de mi generación por su maravilloso programa de RTVE: “El Hombre y la Tierra”. Ya en 1972 Rodríguez de la Fuente analizaba el mayor problema al que el hombre tendría que enfrentarse: la basura. Y muy acertadamente consideraba que la nuestra sería tristemente recordada como la “civilización de la basura”.

https://youtu.be/dIYvEr_g5Iw

La ingente cantidad de residuos creados, muchos de ellos no biodegradables y tóxicos, nos obliga a preguntarnos si seremos capaces de superar este desafío. No hay más que asomar la cabeza al cauce del río Santa Catarina para entender de lo que estoy hablando, pasearte en Chiapas por el Cañón del Sumidero o visitar tantos otros sitios que se han convertido involuntariamente en basureros. La educación medioambiental escasea y es algo fundamental para hacer frente a este problema que nos afecta a todos..

Afortunadamente siempre hay gente que lucha para limpiar lo que otros ensucian. Mañana sábado 23 de marzo, si el tiempo lo permite, tendrá lugar el #basuraChallengeRioSanta para limpiar el cauce del río y los integrantes de #yorespiromty siguen movilizados para conseguir que se tomen medidas que ayuden a que el aire sea más limpio.

También hay iniciativas que luchan para evitar la creación de basura y en algunos países empiezan a proliferar personas que no quieren consumir determinados productos, de limpieza o higiénicos, altamente tóxicos o supermercados que suprimen los plásticos e incentivan las ventas a granel, las frutas “desnudas”, las bolsas de tela traídas desde casa… Vuelven algunos hábitos que teníamos antes pero que hemos ido perdiendo en esta loca sociedad de consumo nuestra. Obviamente el productor y el comerciante tienen responsabilidad pero no nos engañemos, la del consumidor es aún mayor porque está en sus manos decidir lo que quiere comprar.

Este periódico publicó hace unas semanas un reportaje en el que se hacía eco de un informe sobre los microplásticos y de cómo en todo lo que comíamos o bebíamos se había detectado presencia de plásticos diminutos que nunca desaparecerán porque no son biodegradables. Se desconocen las consecuencias en nuestro organismo de este involuntario consumo continuado de plástico que se encuentra desde el agua hasta la sal pasando por la carne, el pescado, las frutas y las verduras, pero déjenme pensar que no pueda haber nada de bueno en ello.

No se trata pues únicamente de reciclar, en realidad ese no es más que el punto de partida, sino de reducir nuestro consumo, rechazar determinados productos, reutilizar siempre que sea posible, reparar mientras esté en nuestra mano y repensar diariamente qué planeta queremos. Todas estas acciones son igual de importantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s