Piñatas

La tradición de las piñatas en México es una verdadera institución. Tanto es así que las fiestas de cumpleaños no se llaman cumpleaños sino piñatas. Sin embargo, por lo que he podido averiguar, y contrariamente a lo que yo creía, la piñata no es originaria de México sino de China. Y fue Marco Polo quien la llevó a Europa (Italia y España) y de allí los monjes, que querían evangelizar a la población indígena y buscaban elementos que les llamara la atención, la introdujeron en el Nuevo Mundo. En su origen la piñata era usada únicamente en Navidad. La autentica piñata es la de estrella de siete puntas, una por cada pecado capital. Los monjes adornaban la piñata con vivos colores para representar la tentación del mal e introducían en el interior de la piñata frutas y dulces simbolizando la recompensa del paraíso. La piñata original era de barro recubierta de papeles decorativos y no enteramente de papel periódico, como se hacen hoy en día. Como bien sabéis a la piñata se la golpea con un palo hasta que se quiebra para dejar caer una lluvia de caramelos. Cuando uno combate el mal recibe su recompensa, eso es lo que la piñata representa. La idea de los monjes gustó tanto en México que en poco tiempo se extendió a otro tipo de celebraciones como son los cumpleaños porque a quien más gustaba el invento era, por supuesto, a los niños. Y hoy en día no hay cumpleaños que se precie en México sin una buena piñata. Los niños hacen cola y los padres nos volvemos locos para que no se peguen por accidente con el palo mientras intenta romper la piñata. Y es que las piñatas son durísimas. Recuerdo la primera piñata que pusimos en Barcelona por el cumpleaños de mi hija mayor. Por alguna razón, supongo que por haber vivido en Canarias, en mi casa siempre hubo piñatas para los cumpleaños. La pequeña celebraba 1 año y todos los primos hacían cola para romper la piñata. Al final acabaron mi marido, mi sobrino mayor y mis cuñados arreándole unos garrotazos de escándalo porque eso no había manera de romperlo. Y si no se rompe no caen los dulces. Aquí en Monterrey se hace diferente. Directamente los dulces se colocan en un cubo aparte y no en el interior de la piñata. De esta manera, cuando los niños se cansan de darle golpes se dejan caer tranquilamente los caramelos para que los enanos se lancen al suelo como posesos para rellenar sus bolsitas.

IMG_2813 (2)

En el centro de Monterrey encontré una tienda estupenda llena de piñatas maravillosas. Está muy cerca del Mesón Estrella en la calle Espinosa, Dulcería Gutiérrez se llama, y es una tienda inmensa llena de todo tipo de cosas para cumpleaños: dulces, bolsas, regalitos, platos, vasos y por supuesto PIÑATAS. Hoy en día las tradicionales de siete puntas han ido dejando espacio a las de personajes de dibujos animados: Elsa, Bella, Moana, Spiderman… La que yo elegí para mi hija era una preciosa piñata de unicornio. Durante el festejo estuvieron golpeándola con ganas un buen rato, y a pesar de perder algún que otro pelo, solo consiguieron hacerle un rasguñito en la patita. Eso sí os aseguro, las niñas disfrutaron de lo lindo. O como dicen aquí: ¡gozaron!

FullSizeRender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s